Cochinita Pibil. La diosa mexicana.

La pinta te pone cochino.
La pinta te pone cochino.

Ingredientes: 

  • 1 kg. de lomo de cerdo  (cabeza de lomo especialmente)

Marinado:

  • 100 gr. de pasta de achiote
  • 1 naranja exprimida
  • 1 limón exprimido
  • 1 lima exprimida
  • 50 ml. aceite oliva
  • 1/2 cucharada de comino
  • 1/2 de orégano
  • 3 cucharadas de vinagre
  • sal y pimienta
  • 1 cebolla blanca

Marinado de la cebolla

  • 1 cebolla roja
  • 1 lima exprimida
  • 1-2 chiles habaneros (en su defecto, guindilla picada)
  • sal
  • 2 cucharadas de vinagre

Queridas amigas, queridos amigos, ya estamos de vuelta. Mis viajes transoceánicos me han tenido un poco liado estas dos semanas, pero ya podéis estar tranquilos y abortar vuestros planes de suicidio.

Hoy vamos a hacer una receta mexicana que bajo mi punto de vista, es una de las mejores comidas de la gastronomía mexicana y del universo interestelar. La cochinita pibil es un plato típico de la provincia del Yucatán (lugar que está más lejos que Murcia, o incluso que Albacete), donde se combinan la gastronomía mexicana y maya. La receta va muy bien para cuando te vienen muchos amigos a casa y no quieres estar liado cocinando porque lo puedes preparar antes y porque de él come un ejército entero. Este plato básicamente es el que yo haría en caso de que quisiera conquistarme, ya que una cochinita bien hecha puede hacer que cualquiera caiga rendido a tus pieses. Cada bocado es un viaje de hormonas de placer que no os imagináis. En Trainspoiting dicen que la heroína es como tu mejor orgasmo, multiplicado por mil. Yo no he probado la heroína, pero me juego las piernas a que la cochinita es diez mil veces más intenso que el mejor viaje de jaco. Probad, y me contáis cuando tengáis que ir a vuestro psiquiatra habitual a que os recete metadona para desengancharos. Vamos al lío.

Preparación. 

Marinado de la carne:

Ponemos en un vaso batidor los zumos de la naranja, lima y limón junto con la pasta de achiote (podéis conseguirla en cualquier colmado latino que encontréis en vuestras ciudades o pueblos), el vinagre, las especias y sal. Comenzamos a batir y echamos el aceite al hilo (chorrito fino echado muy lentamente a la mezcla). Al minuto, deberíais tener una salsa viscosa con un color naranja precioso que ya empieza a despertar nuestras partes nobles y que tiene este aspecto.

IMG_7558

Una vez preparado, salpimentamos la carne por las dos caras y con un tenedor lo pinchamos por todas las caras para que entre bien el marinado, como si estuvieseis de muy mala leche apuñalando a alguien. Ahora cortamos la cebolla blanca en juliana, ponemos junto a la carne y cubrimos con el marinado.

IMG_7561

Tapamos con papel film y lo dejamos en la nevera durante al menos cuatro horas, siendo lo ideal unas 12.

Mientras se marina la carne, cortamos en juliana muy fina la cebolla roja y ponemos junto con el resto de ingredientes de su marinado (lima, chile habanero, sal y vinagre), tapamos con film y dejamos en la nevera.

IMG_7699

Ahora vamos a hornear la carne. La palabra Pibil significa enterrado y se llama así porque en la receta original hacían un agujero en el suelo y lo cocinaban ahí enterrado, envuelto en hojas de platanero. No sé si vosotros podéis hacer un agujero en el suelo de vuestra casa, pero a mí realmente no me viene bien llegar del trabajo y ponerme a cavar una zanja para cocinar. Llamadme pija, pero con el horno ya me apaño.

Ponemos en una bandeja de horno dos trozos grandes de papel de aluminio formando una cruz, ya que lo haremos en papillote (envuelto en papel de aluminio y cerrado formando un paquetito), y pasamos toda la preparación del recipiente donde la teníamos a aquí. Precalentamos mientras el horno a 200º durante 10 minutos aprox.

IMG_7569

Cerramos el sobre y cuando tengamos la temperatura, lo ponemos al horno a 180º durante 3h. Sí, has leído bien; son tres horas. Si pusierais menos carne, sería menos tiempo, pero para esta cantidad necesitamos las 3 horas. Otra opción sería hacer Pollo Pibil, que es lo mismo, pero sustituimos el puerco por pollo y entonces necesitaremos 1,5h de horno aprox.

IMG_7575

Después de tres horas interminables oliendo los aromas que desprende el horno y salivando como una perra, podemos sacar la bandejita y con mucho cuidado de no acabar abrasada viva, abrimos el paquete (saldrá una gran candidad de vapor de dentro) y sacamos la carne a una tabla donde comenzamos a desmenuzar con la ayuda de dos tenedores (debe poder deshebrarse con mucha facilidad).IMG_7583

Una vez desmenuzada por completo, vertemos todo el jugo que nos ha quedado en la bandeja del marinado, más el jugo de la propia carne, encima de la carne. Cuidado porque esto ya es prácticamente pornografía dura.

IMG_7585

Mezclamos bien todo y ya está listo para servir. Ponemos la cebolla marinada en la mesa, junto con la cochinita, tortitas de maíz, jalapeños y todo lo que le queráis poner para acompañarlo.

Insisto, este es un plato maravilloso para cualquier evento multitudinario que tengáis en casa por la cantidad que sale, por el rollito de que cada uno se monta su fajita al gusto, porque es un plato bailongo, festivo, que pone cachondo sólo de pensarlo. Así que ya sabéis, cochinitas mías: a darle al pibil!!

Espero que disfrutéis!

Queridos, queridas, a más ver.

Música para cocinar: 

Mexicanada de las grandes: Zoé

Nada – Zoé feat. Bunbury

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s