Ensalada de queso de cabra crujiente, mango y granada

Colorinchis y sabores a cascoporro
Colorinchis y sabores a cascoporro

Ingredientes (6 seres vivos bípedos)

  • 1 mango
  • 1 granada
  • 1 bolsa de ensalada gourmet o mezcla (calculo que unos 250 gr. aprox, pero me lo estoy inventando).
  • 2 rulos de queso de cabra
  • azúcar Moreno de la Copla
  • aceite oliva virgen extra
  • sal en escamas

Queridas amigas, amigos, autoridades populares, conserjes de edificio, limpiadoras de hospital, ingenieras de la NASA, infantes e infantas de naranja: RESTAURANDER VUELVE tras su periodo vacacional y de reflexión (y lo hace con una ensaladita bien ligera para intentar corregir todos los excesos de gorda comida que hemos cometido estas navidades.

El motivo de mi ausencia es que llevo un mes muy muy liado, así que no he podido mantener el ritmo de publicaciones habitual, pero no temáis, que en la medida de lo posible, intentaré publicar todo lo que pueda en mis ratos libres.

Como no tengo demasiado tiempo para liarme, hoy vamos a hacer una receta rica rica para todas aquellas personas que proceden de un linaje real y no están acostumbradas a cocinar, a no ser que el servicio o la mayordomo (profesión más marica de todos los tiempos) estén de vacaciones. Pero tranquila, pequeña infanta, que aquí está Restaurander para enseñarte cuatro mierdas y que puedas salir del paso. Vamos a lo que interesa, queridos míos.

Preparación. 

Pelamos el mango, lo partimos por la mitad (usaremos una mitad por ensalada) y lo cortamos en dados de 1’5 x 1’5 cm (la medida es aproximada; no es necesario que llames a un topógrafo para que te mida los límites).

Pelamos la granada y sacamos los granos, con cuidado de que no queden las partes blancas, que además de feas son muy amargas.

Ponemos en un plato la base de lechuga, encima el mango y la granada y nos sentamos a reposar un poco, no vaya a ser que nos dé un parraque del esfuerzo. Ya sabéis cuál es la recomendación habitual para los descansos en Restaurander.

bebiendo
Restaurander, en una de sus pausas culinarias. Fuente

Para acabar la ensalada, tenemos que caramelizar el queso para que la capa exterior quede crujiente y los orgasmos lleguen de dos en dos las papilas alucinen. Para caramelizar, ponemos una cucharada de azúcar moreno encima del rulo de queso y ahora tenemos dos opciones: a) si tienes soplete, este es tu momento para usarlo. b) ponemos el rulo en una sartén o plancha caliente sin aceite por el lado del azúcar rápidamente para que el drama sea lo menor posible. No queda tan bonito como con el soplete, pero yo lo hacía así hasta que compré el soplete para depilarme, y ya de paso para cocinar.

Evernote Camera Roll 20150120 113735
No, no tenía azúcar moreno.

Colocamos el queso en la ensalada, aliñamos con aceite virgen, un poco de sal maldon y si tienes uno de esos días horteras, no te cortes y ponle un chorrazo del líquido más coñazo y demodé de la historia: reducción de vinagre de moderna. Si yo fuera tú, al menos por dignidad, haría yo mismo la reducción (poner el vinagre en un cacito a fuego medio-lento y dejar reducir); y ya que estás reduciendo, hazlo con otra cosa. De todas maneras, ¿quién soy yo para decir qué le tienes que poner?. Recuerda que eres una infanta y puedes ponerle lo que te salga del potorro.

Espero que lo disfrutéis.

Queridas, queridos, a más ver.

Música para cocinar: 

LN Granada – Supersubmarina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s